Usted está aquí: Areas -> Remedios Internacionales -> Jurisdicción Universal

Recursos Relacionados

Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional ver detalles>>

Los Derechos Civiles y Políticos, en particular las custiones relacionadas con las Desapariciones y las Ejecuciones Sumarias ver detalles>>

Usar el derecho contra las desapariciones forzadas ver detalles>>

Report Committee on Legal Affairs and Human Rights. Enforced Disapparances. ver detalles>>

Qué es la Jurisdicción Universal?

IRIN

La Jurisdicción Internacional es la capacidad de la corte de cualquier estado para juzgar o enjuiciar a personas por crímenes cometidos fuera de su propio territorio (jurisdicción territorial) sin que esto esté unido al estado por la nacionalidad del sospechoso (jurisdicción de la personalidad activa), o de las víctimas (jurisdicción de la personalidad pasiva) o por daño a los intereses nacionales del propio estado (jurisdicción protectora). Si una persona es acusada de haber cometido una desaparición forzada y está fuera del país donde el crimen fue perpetrado, las autoridades deben tomar a dicha persona en custodia, y/o bien extraditarlo o:

  • Entregarlo a otro Estado;
  • Entregarlo a un tribunal internacional cuya jurisdicción haya sido reconocida por el Estado, como la Corte Criminal Internacional;
  • Presentar el caso a las autoridades competentes del Estado para su enjuiciamiento.

El principio de Jurisdicción Internacional se aplica sin importar la nacionalidad de la persona acusada o la de la víctima. La aplicación más amplia de la Jurisdicción Internacional permitiría a los Estados ejercer su jurisdicción sobre los perpetradores de crímenes bajo la ley internacional si éstos fuesen cometidos en el exterior, incluso si el sospechoso no estuviese presente en el Estado donde el fiscal o los jueces que hayan investigando el delito se encontrasen. Sin embargo, esta segunda interpretación resulta aún controversial y no se encuentra ampliamente aceptada.

En la práctica, desafortunadamente, las autoridades nacionales todavía se muestran reacias a aplicar la Jurisdicción Internacional y la legislación de muchos países aun no toma en cuenta dicha ley.

La obligación de extraditar o enjuiciar al sospechoso basándose en la Jurisdicción Internacional se establece claramente para las violaciones humanitarias graves en las Cuatro Convenciones de Ginebra de 1949 y el Protocolo Adicional I de 1977, y en otras disposiciones de la Convención contra la Tortura de 1984.

Una referencia importante aunque no vinculativa sobre la Jurisdicción Internacional puede ser encontrada en los Principios de la Jurisdicción Internacional de Princeton (2001).

Jurisdicción Universal y Desapariciones Forzadas

Convención Interamericana

La Convención Interamericana sobre las Desapariciones Forzadas de las Personas de 1994 establece que los Estados parte deben tomar medidas para establecer su jurisdicción sobre los delitos en cuanto y en tanto a las desapariciones forzadas se refiere cuando:

  • La desaparición forzada fuese cometida dentro de su jurisdicción,
  • El acusado es un ciudadano del Estado Parte, y
  • La víctima es un ciudadano del Estado Parte y el llevar a cabo dicha acción parezca lo apropiado.

Corte Penal Internacional

El preámbulo del Estatuto de Roma de 1998 dice: “la obligación de todo Estado es ejercer su jurisdicción criminal sobre aquellos responsables por los crímenes internacionales”, incluyendo las desapariciones forzadas como ataque generalizado y sistemático contra cualquier población civil.

Convención contra Desapariciones

La Convención de 2007 establece que el Estado Parte debe ejercer su jurisdicción sobre aquellos acusados de actuar en desapariciones forzadas cuando:

  • La ofensa se comete en un territorio bajo su jurisdicción o a bordo de un barco o aeronave registrado en dicho Estado;
  • El perpetrador (presunto) es uno de sus co-ciudadanos;
  • La persona desaparecida es un ciudadano y el Estado Parte lo considera apropiado.

Todo Estado debe establecer su jurisdicción con respecto al delito de la desaparición forzada cuando el delincuente se encuentra en un territorio bajo su jurisdicción. Esto no será de aplicación si el Estado Parte extradita o entrega la persona a otro Estado o a la Corte Criminal Internacional cuya jurisdicción haya sido reconocida por el Estado Parte.