Usted está aquí: Areas -> Remedios Internacionales -> Tribunales Especiales Ad-Hoc

Algunos ejemplos de Tribunales Especiales Ad-hoc

Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en La Haya, Países Bajos.
Tribunal Penal Internacional para Ruanda en Arusha, Tanzanía.

Dos ejemplos muy conocidos de tribunales especiales ad-hoc fueron los tribunales criminales internacionales para la antigua Yugoslavia (por su sigla en inglés ICTY, International Criminal Tribunals for Yugoslavia) y Ruanda (por su sigla en inglés ICTR, International Criminal Tribunals for Rwanda). El ICTY se creó en 1993 y su oficina central se encuentra en La Haya, Los Países Bajos. Esta compuesto por 16 jueces independientes y trata sobre crímenes cometidos tras 1991. El ICTR fue creado en 1994 y su cede central es en Arusha, Tanzania. También está compuesto por 16 jueces independientes y analiza aquellos crímenes que se cometieron entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 1994. Estos dos tribunales fueron creados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para castigar las violaciones a la ley internacional (los crímenes contra la humanidad, los crímenes de guerra y el genocidio) durante el conflicto de Yugoslavia y el de genocidio de Ruanda en los noventa.

En el 2000, Sierra Leona y las Naciones Unidas llegaron a un acuerdo y establecieron una Corte Especial para procesar los crímenes tanto internacionales como nacionales cometidos durante el reciente conflicto en aquel país. La corte se encuentra ubicada en Freetown y está compuesta por 8 jueces independientes. Es obligatorio juzgar a aquellos que tienen la mayor responsabilidad por las violaciones graves a la ley humanitaria internacional y la ley de Sierra Leona, y que hayan sido cometidas en el territorio de Sierra Leona desde el 30 de noviembre de 1996.

Un tribunal similar fue creado en Camboya para procesar el Khmer Rouge tras la terminación del acuerdo entre las Naciones Unidas y el gobierno de Camboya en el 2003. En el 2006, 27 jueces (De Camboya e internacionales) fueron nombrados para investigar las violaciones a los derechos humanos y la ley humanitaria internacional cometidas entre el 17 de abril de 1975 y el 6 de enero de 1979.

En el 2000, la Administración de Transición de las Naciones Unidas de Timor Oriental (UNTAET) creo la Unidad de Investigación de Crímenes Graves (por su sigla en ingles: SCIU, Serious Crimes Investigation Unit) para investigar y procesar los casos en las Cortes del Distrito de Dili, la capital de Timor Oriental.

DF y los Tribunales Especiales Ad-hoc

Las desapasiones forzadas no son expresamente calificadas como crímenes contra la humanidad por el estatuto de cualquiera de estos tribunales o cortes. Sin embargo, pueden caer bajo la categoría de "otros actos inhumanos" incluidos en la definición de crímenes contra la humanidad según lo establecen los estatutos, siempre y cuando cumplan con el requisito de "ser parte de una práctica generalizada y sistemática".