Usted está aquí: Areas -> Sistemas Regionales -> Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Recusos relacionados

Who Will Tell Me What Happened to My Son? ver detalles>>

Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales revisado de conformidad con el Protocolo no 11 ver detalles>>

European Court of Human Rights. Rules of the Court. ver detalles>>

Convención Europea de Derechos Humanos

El Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, también conocido como la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH), fue adoptado bajo los auspicios del Consejo de Europa en 1950 para proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales. Todos los Estados miembro del Consejo de Europa forman parte de la Convención y se espera que nuevos miembros ratifiquen la convención con la mayor brevedad.

Los protocolos aceptados varían de un Estado Parte a otro, aunque se entiende que éstos deberían formar parte del mayor número de protocolos posible.

El Tribunal Europeo

Tribunal Europeo de DDHH

En Europa, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos es la institución principal que se encarga de proteger los derechos humanos en Europa. Es una institución permanente con sede en Estrasburgo, Francia. Está formado por un número de jueces independientes europeos (en julio de 2007 había 45 jueces) igual al número de Estados miembros del Consejo y un Secretariado.

El Tribunal Europeo surgió de la Convención Europea de Derechos Humanos de 1950. El objetivo era supervisar su cumplimiento por los Estados Partes. La Convención Europea de Derechos Humanos (oficialmente conocida como Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales) es uno de los convenios más importantes adoptados por el Consejo de Europa.

Importancia de presentar casos al Tribunal

El Tribunal Europeo puede adoptar decisiones vinculantes y ordenar medidas de reparación en solicitudes individuales o interestatales. Puede ordenar la adopción de medidas provisionales para evitar daños graves e irreparables a la vida humana y la integridad personal en casos urgentes. El Tribunal publica un Informe Anual sobre sus actividades y sobre la situación de los derechos humanos en Europa. También proporciona opiniones consultivas sobre la interpretación de la Carta Europea y sus Protocolos.

La importancia de enviar casos de desapariciones forzadas al Tribunal se basa en que éste está facultado para:

  • Dictar fallos vinculantes.
  • Conceder una “justa satisfacción” (suma monetaria) en compensación por ciertas formas de daño (si el Tribunal declara que ha habido una violación).
  • Requerir al Estado afectado que reembolse los gastos en los que el demandante haya incurrido al presentar el caso.
  • Si el Tribunal declara que no ha habido violación, el demandante no tendrá que pagar ningún gasto adicional, como por ejemplo los realizados por el Estado demandado.

Funciones no pertinentes al Tribunal Europeo

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos no emprende acción para:

  • Actuar como un tribunal de apelación respecto a las decisiones dictadas por tribunales nacionales.
  • Volver a celebrar vistas de un caso, anular, modificar o revisar las decisiones de tribunales nacionales.
  • Interceder directamente con la autoridad que alguien ha denunciado.
  • Ayudar a una persona a buscar o pagar a un abogado para redactar una solicitud.
  • Facilitar cualquier información sobre disposiciones legales vigentes ante el Estado demandado.

Pautas para la presentación de un caso

El Tribunal acepta solicitudes de cualquier persona, organización no gubernamental o grupo de individuos que denuncie ser víctima de una violación por parte de uno de los Estados parte de los derechos expuestos en la Convención Europea de Derechos Humanos o sus protocolos. Estos países han acordado no obstruir de ningún modo el ejercicio efectivo de este derecho.

Los criterios para presentar una solicitud son los siguientes:

  • Deben haberse agotado previamente todos los recursos internos (deben existir, ser accesibles y eficaces).
  • La solicitud no puede ser anónima.
  • La solicitud debe ser presentada dentro de un periodo de seis meses desde la fecha en que la parte que denuncia la violación de sus derechos sea notificada de la decisión interna final.
  • La solicitud no puede ser manifiestamente infundada, incompatible con la Convención Europea o sustancialmente idéntica a otro asunto que ya haya sido examinado por el Tribunal.
  • El asunto de la comunicación no debe estar pendiente de acuerdo en otro proceso internacional (el GTDFI de Naciones Unidas no cuenta como tal).
  • Cuando el Protocolo Adicional Nº 14 de la Convención Europea entre en vigor habrá otro criterio de admisibilidad, a saber, que el solicitante debe haber sufrido una desventaja significativa.

Las solicitudes pueden realizarse enviando al Tribunal una carta con detalles claros acerca de la demanda o presentando directamente un formulario de solicitud debidamente completado. En caso de que la solicitud sea enviada por fax es necesario enviar una copia por correo ordinario. Los documentos enviados al Tribunal no serán devueltos y por ello es preferible enviar copias.

Si bien las medidas provisionales suelen tratarse como asuntos urgentes y procesarse de manera rápida, el procedimiento concerniente a una demanda puede durar algunos años (normalmente hay que esperar 1 año antes de que el Tribunal decida si el caso es admisible).

El procedimiento es gratuito: sólo se deberán cubrir los gastos propios (como honorarios de abogados o gastos relacionados con la investigación y correspondencia).

La denuncia de un caso de desaparición ante el Tribunal Europeo puede causar actos de intimidación y represalias contra los familiares de la persona desaparecida y/o testigos o sus abogados. En tal caso, se puede pedir al Tribunal que tome medidas de protección provisionales.

Los solicitantes individuales pueden presentar sus propios casos, pero se recomienda la representación legal y ésta es obligatoria una vez que la solicitud se ha comunicado al gobierno demandado. El Consejo de Europa ha creado un programa de asistencia jurídica gratuita para los solicitantes que no dispongan de recursos suficientes.

Las ONG y asociaciones de familias de los desaparecidos pueden ayudar a los individuos al presentar sus demandas al Tribunal, representarles en vistas públicas, presentar informes o amicus curiae y, en general, contribuir a difundir la información concerniente a la protección de los derechos humanos, así como crear mayor conciencia acerca del problema de las desapariciones forzadas.