Usted está aquí: Areas -> Soporte Psicosocial -> Asistencia psicosocial

Efectos de una desaparición

El trauma psicológico de una desaparición puede desencadenar emociones muy diferentes entre los familiares. Para cada víctima la situación personal es diferente y las reacciones son distintas. Los factores que determinan la profundidad y el tipo del sufrimiento emocional, y consecuentemente el proceso de curación, pueden ser el tipo de relación con la persona desaparecida, sexo y edad, ambiente cultural, la manera en que sucedió la desaparición, la solidaridad de vecinos y miembros cercanos de la familia, la participación en organizaciones de víctimas, acceso a la justicia y reparación, etc.

A pesar de las diferencias entre familiares en general, la incertidumbre causada por una desaparición se suma al proceso de victimización por haberles tocado a ellos, afecta la estabilidad emocional e impide al sujeto tener una vida estable y digna.

Ayuda: responsabilidad del Estado

La necesidad de asistencia psicológica a los familiares de los desaparecidos es mucho mayor de la ayuda que actualmente reciben. La experiencia en cuanto a terapia está aumentando pero es aún muy limitada. Es responsabilidad del Estado proporcionar reparación en forma de asistencia psicológica. La asistencia psicológica debería ser proporcionada de forma individual, creada a medida para cada situación específica y cada individuo. Esto significa un esfuerzo que consume mucho tiempo y dinero, por lo cual no se le suele prestar atención. Sólo en algunos países los servicios generales de salud han creado clínicas especiales para víctimas de violaciones de los derechos humanos.

Además, a pesar del hecho de que las víctimas de desaparición forzada están reconocidas como víctimas de tortura, el sistema actual de asistencia psicológica organizado por la comunidad internacional aún está fuera del alcance de la totalidad de las víctimas de desaparición forzada. Hay algo de ayuda por parte de las agencias de refugiados, el Comité Internacional de la Cruz Roja, servicios especializados en traumas después de torturas (como el Centro Internacional de rehabilitación para víctimas de tortura) y varias agencias humanitarias.

El papel de las organizaciones

En muchas ocasiones queda en manos de las organizaciones individuales a nivel local y nacional el tratar la necesidad de asistencia psicológica y organizar terapias. Las ONG y organizaciones de familias en distintos países ofrecen servicios de asistencia.

En Asia la Federación Asiática Contra las Desapariciones Involuntarias ha desarrollado un programa a medida de curación para las familias de las víctimas que podría ser un ejemplo a seguir para otras asociaciones mundiales. Incluye entrenamientos con especialistas locales, lo que hace posible llegar a muchas víctimas.

En Guatemala, donde hay un número estimado de 30.000 personas desaparecidas, hay diferentes organismos que ofrecen ayuda a los familiares de los desaparecidos. Uno de ellos es la Liga de Higiene Mental que proporciona asistencia a los familiares en la búsqueda de niños desaparecidos.